Close

LOGIN

Close

Register

Close

Lost Password

FA21_VansxPublic_728x90_R2

ENTREVISTA a NATASHA WOODWORTH, DISEÑADORA de PATAGONIA

Patagonia siempre ha estado en la montaña, pero este conjunto es el primero específicamente creado para el esquí de travesía. ¿Puedes contarme cómo surgió la idea de un conjunto de esquí de travesía/splitboard?

En febrero de 2018, hice un viaje por Europa, a St Anton, Garmisch y Chamonix, con Glen, que dirige el departamento de innovación de productos de Patagonia. Ahí es cuando abrí los ojos y quedé impresionada con el panorama del esquí de travesía europeo. Siempre me ha encantado la cultura de la montaña que se tiene en Europa, porque la he experimentado desde la perspectiva del esquí alpino. Pero observar la gran cantidad de gente que practica esquí de montaña, desde esquiadores que suben al anochecer después del trabajo hasta largas excursiones de varios días en refugios, hizo que el viaje resultara inspirador. 

Clement, que dirige la comercialización de productos para Europa, fue decisivo para la colección, ya que nos insistió mucho en que creáramos productos para la comunidad de esquí de travesía europea. De hecho, fue realmente fácil una vez que lo observamos en Europa y nos reunimos con las personas a las que queríamos apoyar en las aventuras de alta intensidad en las montañas. En eso consiste Patagonia, así que resultó fácil regresar de ese viaje por Europa y diseñar algunas prendas de vestir para esa comunidad.

Roger’s Pass, BC

¿Qué te proporcionó ese viaje inicial a Europa?

Principalmente consistió en regresar y trabajar en el corte y la articulación con el equipo en el Forge, nuestro centro de investigación y desarrollo avanzado. El desarrollador de este proyecto, Morgan, es el héroe silencioso, porque acertó con el corte y todo lo característico del esquiador de travesía europeo. La mayor parte se diseñó internamente. Fabricamos todos los patrones y nuestra primera tanda de prototipos aquí. Después fuimos a Sudamérica para probar las primeras ideas. Pudimos volver sabiendo lo que funcionaba, y a partir de ahí, desarrollamos los prototipos con todo tipo de tejidos y cortes diferentes para que muchas personas los testaran. ¡Eso nos sirvió para prepararnos para el gran viaje de ensayo de 2019!

¿Nos puedes hacer un breve resumen de la colección y lo que ofrece?

Diseñamos dos conjuntos: el Upstride, una capa softshell para aventuras de ascenso rápidas, y el Stormstride, un conjunto de capa exterior completamente impermeable para las inclemencias del tiempo y jornadas más largas en la montaña.  El conjunto de capa softshell cuenta con dos tejidos de punto transpirables que se unen entre sí para ofrecer mayor confort. El tejido exterior brinda protección y el interior es supersuave y tiene un estampado en relieve que resulta realmente agradable al contacto con la piel.  

El desarrollo de este tejido es innovador gracias a su gran elasticidad y sus dos tipos de transpiración diferentes. Con las pruebas descubrimos que el tejido supertranspirable que usamos en las chaquetas resultaba demasiado frío para los pantalones. Pero, en la cima, ¡es perfecto para el ascenso! 

Fue divertido crear la capa softshell Upstride porque reinterpretamos una capa softshell tradicional. Gran parte del mercado se centra en modelos pesados y voluminosos que existen desde la década de los 80.

El conjunto impermeable Stormstride tiene una parte interior suave y superagradable, con gran elasticidad para ofrecer comodidad de movimiento durante todo el día. El tejido exterior de la chaqueta de tres capas es de nailon 100 % reciclado y cuenta con dos grandes bolsillos en el pecho para guardar las pieles y un faldón antinieve de perfil bajo. 

Los pantalones tienen un nuevo diseño de puño que encaja en una gran variedad de botas de esquí de montaña, y un cierre a presión para que queden ajustados al usarlos con crampones.  También optimizamos la cintura, que ahora dispone de un nuevo sistema de cinturón interno poco voluminoso.

Tres años de creación (y quizás más). ¿Por qué ha llevado tanto tiempo desarrollar esta colección?

Fue debido a las pruebas. Invertimos mucho tiempo, porque se trataba de un mercado nuevo para nosotros y queríamos que saliera bien. ¡Todo empezó en Chamonix! Ese primer viaje que hicimos allí fue hace casi tres años. Regresamos y creamos material para el segundo viaje y después nos llevó incluso más tiempo crear nuevos prototipos para el siguiente viaje europeo. Así que, evidentemente, ¡hubo muchas pruebas durante el proceso!

¿Cuál es tu ambición respecto al conjunto?

Tengo la esperanza de que, cuando la gente lo use, no sienta que a cada paso que dé el producto se rebela. El corte está realmente diseñado para ascender al ritmo de quien lo usa. Estoy satisfecha con que las capas softshell sean tan diferentes y que hayamos impulsado la innovación respecto a lo que podría ser una capa softshell tradicional. 

Así que regresasteis a Francia y Austria para un último viaje de investigación en Europa con los prototipos en 2019. ¿Cuál es la historia de ese viaje? 

Había estado antes en Europa, perfeccionando el esquí alpino, pero todos los días me movía y no tenía mucho tiempo para empaparme de la atmósfera de cada lugar. Por eso fue bonito ir con el equipo de nieve de Patagonia y explorar un poco.  Teníamos una gran cantidad de prototipos y tejidos para probar: chaquetas con multitud de diferentes configuraciones de bolsillos y capuchas. Cada mañana se convertía en una caja de sorpresas gracias a todos esos prototipos de prueba. 

El viaje comenzó con éxito, al llegar por la noche a una pequeña aldea en las montañas de Alemania, todos nos colocamos los frontales y comenzamos a ascender con las pieles. Enseguida entendimos esa forma de vida. No es así en América del Norte: lo de salir de trabajar, ponerte las botas de esquí y ascender con las pieles a la cima de una montaña hasta un refugio con tus amigos. Fue un auténtico indicador por qué habíamos comenzado por allí; ya habíamos comprendido de qué forma el esquí de travesía estaba inmerso en la vida de las personas. Eso fue el comienzo. Después, fuimos a los Dolomitas, en Italia, donde disfrutamos de jornadas más largas y diferentes tipos de esquí de montaña, observando un gran número de familias por todos lados, lo que resultaba fantástico. 

Finalmente, regresamos a Chamonix, lo que nos aportó más freeride y la oportunidad de poner realmente a prueba el Stormstride. Comenzamos por el Upstride, para vueltas rápidas de alta intensidad después del trabajo, y luego llevamos el Stormstride a Chamonix, para jornadas más largas y noches en el refugio. Llegamos a comprobar una gran diversidad por Europa, y constantemente nos sorprendíamos del gran número de personas que practicaba esquí de travesía. 

Lo de aquella primera noche en Alemania resultó muy especial, debido a que era una experiencia cultural sumamente diferente al encontrarnos en la cima, dentro de un refugio, con sopa y pretzels. Sentí que era un indicio de lo mucho que el esquí de travesía forma parte de la vida en Europa. No se trata de un viaje concreto ni de volar a un lugar para practicarlo, sino de un tipo de forma de vida que une salud y ejercicio físico en las montañas. 

Lise Billon and Kilian Echallier ski touring in Engelberg, Switzerland.

Encontrándote en Ventura, en California, ¿qué es lo que te interesa del panorama del esquí de travesía europeo? 

En este momento, en los Estados Unidos, todo el mundo está saliendo mucho. En Europa me inspiró mucho lo amplias que eran las variedades de esquí de travesía y los diferentes tipos de esquiadores que había, desde niños pequeños y familias hasta tipos superagresivos que se pasaban todo el día fuera de pista. Es todo lo mismo: conseguir que la gente salga a las montañas y aprecie el aire libre. Traer algo más de esa energía y pasión a América del Norte sería fabuloso, y creo que es algo que ya está ocurriendo.

Cuéntanos algo sobre dónde te criaste y cómo llegaste a ser una experta del esquí de travesía.

Crecí en la Costa Este, y cuando practicábamos esquí de travesía, no existía riesgo de avalanchas, ya que las montañas eran diminutas y no había mucha nieve. Lo de la «ciencia de la nieve» lo tuve que aprender al trasladarme a la Costa Oeste. Me he sentido impresionada por eso en Europa: la seguridad y el conocimiento de los sistemas meteorológicos y las situaciones de avalanchas son algo natural para la gente. 

Mis padres tenían pieles y hacían rutas por los bosques, por lo que siempre supe del tema y salía con ellos. Después tuve la suerte de tener grandes orientadores con Patagonia, como Glen y Linden, mi compañero del sector del alpinismo, que me sirvió de guía durante mucho tiempo. Esquío con él, pero también aprendo de él al observarle hacer lo que hace. 

Creo que la orientación es muy importante y he tenido la gran suerte de estar con personas que quieren enseñar y aprender, como Zahan Billimoria (mira su nueva película «Solving for Z» aquí) y nuestros otros embajadores, que son unos apasionados del aspecto de la seguridad en el esquí de travesía. He sido afortunada por rodearme de muchas personas fantásticas que me prepararon bien y me enseñaron a seguir siendo curiosa y mantenerme en constante aprendizaje.

Todos pasamos mucho más tiempo en casa en estos momentos.

¿Qué crees que nos depara la próxima temporada?

Quedarnos por los alrededores y explorar las cordilleras cerca de casa. ¡Confiar en tus propias piernas y músculos para que te lleven hasta la cima es realmente intenso!