Close

LOGIN

Close

Register

Close

Lost Password

FA21_VansxPublic_728x90_R2

Tolerancia cero

Artículo de opinión de Alba Pardo

La semana pasada se produjo una situación curiosa en la localidad californiana de Encinitas protagonizada por la marca de gafas SPY. Esta marca lanzará un nuevo modelo de gafas en febrero de 2013 llamado “happy”, por lo que ya han empezado su campaña promocional. Decidieron colocar una gran valla publicitaria en una de las mayores vías de la ciudad mencionada con el siguiente eslogan: “Happy to sit on your face”. El cartel no contenía ningún otro elemento más que el logo de la empresa.
El eslogan utilizado se puede traducir como “contentos de estar en tu cara”. Si bien es cierto que tanto en inglés como en español, “sit”, se puede traducir como “sentarse”. La ambigüedad de este mensaje provocó sensación, y a pesar de que fue a muy pocas personas a quien no les pareció apropiado, la empresa propietaria de las vallas de publicidad decidió retirar el anuncio inmediatamente, hecho que provocó todavía más revuelo.

Contada esta anécdota, mi reflexión va más allá: ¿Cuándo deja de ser libertad de expresión y se entra en el pantanoso terreno de lo inapropiado? Y aún y ser poco apropiado, ¿es ética la censura? Claro está que los americanos son unos expertos en el tema.

En mi opinión, el mensaje anunciado por SPY está justo en la línea, pero al no ir acompañado de ningún otro elemento provoca más una sonrisa que una sensación incómoda, de vergüenza o de obscenidad. A no ser, claro, que seas un mal pensado… Entonces, ¿no podrían censurar esas mentes y dejar sonreír al resto?

____________________________________
*Los artículos de la sección «DICEN» son artículos de opinión escritos por nuestros colaboradores, SBES MAG no se responsabiliza de la opinión de los mismo, aunque nos gusta que la compartan.